Jan 9, 2011

Canta y No Llores

¿Por qué lloramos los humanos cuando tenemos una experiencia emocional intensa? Esta es una pregunta que los científicos se han preguntado desde hace mucho tiempo. Las lágrimas sirven para desahogar sensaciones agudas, pero muchas personas estarían de acuerdo conmigo en que estas pueden ser muy inconvenientes, y peor aún, cuando parecieran tener vida propia y no dejarse controlar. Los únicos vertebrados que borboteamos lágrimas de dolor y alegría somos los humanos. Los perros también gimen, especialmente de ansiedad cuando su amo los deja solos en la casa, pero no producen lágrimas en respuesta a las emociones. Los ratones también "lloran" lágrimas pero lo hacen para secretar una señal química que comunica el deseo de aparearse, una razón muy diferente a la de los humanos. Aparte de mantener los ojos húmedos y ayudar en mantener la córnea limpia, se ha sugerido que una de las funciones de las lágrimas es aliviar el cuerpo ya que en estas se ha encontrado hormonas que se producen durante momentos de estrés.

El artículo publicado hace unos días en la revista Science sugiere una nueva función: según los autores las lágrimas femeninas son un gran "mata-pasiones" para los hombres que las huelen lo cual significaría un mecanismo que comunica rechazo sin el uso de las palabras. En el estudio, las lágrimas que produjeron un grupo pequeño de mujeres al ver películas tristes fueron recogidas en algodones que luego fueron mostrados a los hombres sin que ellas estuvieran presentes. Luego, un grupo de 50 hombres fue dividido en dos, uno que olió el algodón impregnado de las lágrimas femeninas y otro que olió una solución de composición salina comparable. Los resultados mostraron que aquellos expuestos a las lágrimas calificaron a mujeres fotografiadas como menos atractivas en comparación a sus compañeros que olieron la solución salina. En otro conjunto de experimentos, un grupo de hombres expuestos a los sollozos reportó una reducción en su estado de excitación al ver películas y videos con contenido sexual. Además, los índices de actividad en las áreas responsables por la excitación sexual del cerebro y los niveles de testosterona fueron más bajos en estos hombres. Sin embargo, en desacuerdo con lo que se esperaría, la empatía y el estado de ánimo de los hombres no cambiaron en absoluto.

El estudio muestra resultados bastante interesantes que han causado entusiasmo más allá de la comunidad científica. Parte del interés reside en que la existencia de feromonas en humanos –químicos que cambian el comportamiento fisiológico y social de un individuo- interesaría a muchas industrias. Desde los productores de perfumes hasta aquellos que buscan explicaciones a la guerra, trabajan para encontrar la molécula odorífica ideal para cada propósito. Por esta razón, es común ver indicios de estas moléculas con 'super poderes' publicados cada semana en revistas científicas.

Aunque la causa exacta de la respuesta fisiológica en los hombres no fue investigada en este estudio liderado por el Dr. Noam Sobel -un neurocientífico cognitivo en Israel- el equipo sí concluyó que las lágrimas humanas contienen señales químicas y que la investigación revela una nueva "función de las lágrimas en humanos". Teniendo en cuenta que el artículo coincide con estudios sociológicos que han sugerido que las lágrimas reducen el comportamiento agresivo de los hombres, es posible que sí exista una molécula con tales características en el llanto. Por otro lado, es factible encontrar una explicación evolutiva en desarrollar un mecanismo que reduzca la agresión contra uno mismo. Sin embargo, el llanto en humanos es producido por una variedad de razones, desde la tristeza hasta el éxtasis, y sus efectos pueden estar ligados al contexto de la situación en que las lágrimas se producen.

En el artículo, las lágrimas estaban ligadas a un contexto de tristeza, y antes de concluir sus funciones, es necesario investigar el efecto de los sollozos de alegría y de los sollozos neutros, por ejemplo como producto de irritación. Además, el número de hombres y mujeres en el estudio es demasiado reducido para generalizar las conclusiones y todos los voluntarios para recoger lágrimas fueron mujeres (los hombres no son tan buenos productores de lágrimas, según el autor). Así mismo, las lágrimas recogidas bañaron las mejillas de las mujeres al caer, lo que implica que el químico podría estar en la piel de ellas y no en las lágrimas. Seguramente, no somos los únicos animales inmunes a los efectos de las feromonas y es necesario trabajar más para encontrarlas, pero, hasta hoy, no es posible concluir que las lágrimas tienen señales químicas que cambian el comportamiento de los hombres. Y seguimos desconociendo por qué los humanos lloramos... 


 

1 comment:

  1. articulo muy interesante, felicitaciones

    ReplyDelete